Ejemplos de accidentes de trabajo

22 febrero, 2012



Un accidente es un suceso eventual que altera el estado u orden regular de algo o alguien. Cuando estos imprevistos que pueden llegar a terminar con la muerte de una persona o animal suceden en un entorno laboral, se habla de accidente de trabajo.

Los accidentes que puede sufrir un trabajador son numerosos, algunos más graves que otros, pero todos se caracterizan por provocar una lesión.

En un circo, por citar un caso concreto, los artistas pueden sufrir accidentes durante los ensayos y funciones: el trapecista puede caerse de una altura considerable mientras realiza una pirueta y sufrir desde fracturas y golpes varios hasta la pérdida de conciencia o directamente fallecer; los magos pueden sufrir heridas como consecuencia de un truco que salió mal y los contorsionistas pueden terminar lesionados ante un movimiento incorrecto.

En una obra en construcción, en cambio, los obreros pueden caerse de un andamio, quedar sepultados por derrumbes o lastimarse debido al uso inadecuado de una herramienta o maquinaria.

Los bomberos, asimismo, pueden sufrir quemaduras de mayor o menor grado, quebraduras y/o cuadros de asfixia al entrar en acción durante un incendio.

Otras clases de accidentes de trabajo que se registran a diario a nivel mundial en múltiples ámbitos: derramar sustancias tóxicas que afecten la salud de los empleados, chocar transportes públicos como consecuencia de fallas mecánicas que impiden tener un control inmediato sobre las unidades, recibir una descarga eléctrica y perder alguna extremidad del cuerpo pese a tener la protección adecuada por un error involuntario.