Ejemplos de adivinanzas

7 febrero, 2012



Una adivinanza es una clase de acertijo que propone enigmas a resolver en forma de rima. Por lo general, están dirigidas al público infantil y buscan entretenerlos y, al mismo tiempo, forzarlos a emplear la lógica, sus conocimientos y el sentido común.

Las adivinanzas pueden hallarse en libros educativos, páginas de pasatiempos o ser planteadas en forma oral. A través de ellas, los padres y educadores pueden captar la atención de los más pequeños y, a modo de juego, lograr que potencien su inteligencia y aprendan nuevos conceptos.

Ahora que ya hemos citado la definición teórica, es oportuno centrar la atención en las adivinanzas en sí mismas, por eso seleccionamos algunas para cerrar este artículo con enigmas a resolver.

“Blanco es, / la gallina lo pone, / con aceite se fríe / y con pan se come” (El huevo)
“Cuando sonríes asoman / blancos como el azahar / unos cositos que cortan / y que pueden masticar” (Los dientes)
“No es león y tiene garra, no es pato y tiene pata” (La garrapata)
“Soy ave y soy llana, pero no tengo pico ni alas” (La avellana)
“Cinco hermanos muy unidos / que no se pueden mirar, / cuando riñen, aunque quieras, / no los puedes separar” (Los dedos)
“Desde el lunes hasta el viernes / soy la última en llegar, / el sábado soy la primera / y el domingo a descansar” (La letra S)
“No son flores, pero tienen plantas y olores” (Los pies)
“Dos hermanas diligentes / que caminan al compás, / con el pico por delante y los ojos por detrás” (La tijera)