Ejemplos de afijos

24 febrero, 2012



Las palabras, como saben muchos de ustedes, poseen dentro de una cierta lengua diversas funciones que las llevan a pertenecer a grupos determinados. Así, podemos identificar entonces a los sustantivos, los adjetivos y los verbos, pero las clasificaciones no se limitan a las mencionadas: van desde lo más general hasta lo más específico, por eso instruirse al respecto ayuda no sólo a mejorar los conocimientos, sino a expresarse y a comprender cada mensaje de forma apropiada.

Hoy, a fin de ayudarlos a saber un poco más sobre las categorías que pueden segmentar a los vocablos del idioma español, vamos a hacer foco en los afijos, un conjunto amplio que agrupa a los prefijos, los infijos y sufijos, es decir, a las secuencias lingüísticas que se anteponen, posponen o insertan en un término para modificar su significado.

Ejemplos de afijos:

Prefijos
(morfemas derivativos que se antepone a raíces, lexemas o bases léxicas para formar una palabra derivada): desconfiar, reponer, renacer, abstemio, antesala, bisabuela, bilateral, discordia, excedente, improbable, infrecuente, infrahumano, multicolor, omnipresente, posdata, predicción, rechazar, transformar, submarino
Sufijos (morfema que se añade después de un lexema o raíz de un término): cucharada, hospedaje, aprendizaje, riacho, migaja, nostalgia, vagancia, resonancia, pulmonar, bibliotecario, ordenanza, cabalgata, acéfalo, vagabundo, anfibio, cocción, ladronzuelo, mujercita, suicidio, neumococo
Infijos (tipo de afijo poco común en las lenguas actuales que se inserta en el medio de una raíz o lexema): en latín, algunos verbos tenían el infijo -n, como vincere. En español, el caso más próximo a la idea de infijo se da en azuquitar (it).