Ejemplos de aforismos

20 febrero, 2012



Un aforismo, indica la Real Academia Española (RAE) es una oración, sentencia o reflexión breve y doctrinal que se plantea como regla en ámbitos científicos o artísticos.

Como se advierte al analizar distintas clases de aforismos, estos enunciados pueden referirse a múltiples temáticas y aplicarse a diversos contextos. A lo largo de nuestra vida solemos maravillarnos frente a algún aforismo que encierra, a nuestro criterio, una gran verdad, pero no siempre sabemos reconocer a los aforismos en base a su definición. Por esa razón, a continuación reproduciremos a modo de ejemplo algunos de los aforismos más interesantes que ha desarrollado el escritor argentino José Narosky a lo largo de su trayectoria. Para leer, analizar, disfrutar y compartir:

“Si siento que te quiero, no necesito saber porqué te quiero”
“Te sumé a mi vida. Y la multipliqué”
“Prefiero el brillo de tus ojos al de los diamantes porque sólo brillan para mí”
“Cuando descubro un ser cálido descubro la frialdad del mundo”
“Quién da conocerá la ingratitud, pero también la emoción de dar”
“Cien caricias no borran una bofetada”
“El dolor físico lastima. El espiritual, desgarra”
“Las grandes verdades nacieron brisas. Y fueron ciclones”
“Lo que sobra no reemplaza lo que falta”
“En nuestra felicidad vivimos. En nuestro dolor observamos la vida”
“Compañerismo no siempre es amistad. Pero amistad siempre es compañerismo”
“La verdadera hermandad no requiere lazos de sangre”
“Quien confunde esposa con esclava, está confundiendo amor con propiedad”
“El amor es el único idioma que puede prescindir de las palabras”