Ejemplos de aislantes

27 febrero, 2012



Se define como aislante a todo aquel material que impide el paso del calor, la electricidad y el sonido, entre otras cuestiones, hacia otra superficie o ambiente.

Hoy en día, existen a nivel mundial varios tipos de aislantes, pero en esta oportunidad sólo vamos a citar los más comunes y a describir elementos específicos que reciban esta denominación, tal como ocurre con el aceite aislante que se utiliza en las instalaciones eléctricas de alta tensión y la cinta aislante (aquella que posee una solución adhesiva y permite recubrir los empalmes de los conductores eléctricos).

Cabe resaltar que no siempre un aislante es un objeto físico. Hablar de lengua aislante, por citar un caso, es hacer referencia a un idioma donde sus elementos léxicos y gramaticales son palabras aisladas unas de otras, como sucede con la lengua vietnamita y la china.

A la hora de construir o acondicionar un lugar, en cambio, no son estas clases de aislantes las que importan, sino los aislantes acústicos (aquellos que protegen a un recinto de sonidos externos pero que también pueden lograr que los ruidos no se reproduzcan fuera de esa sala), los aislantes eléctricos (con materiales que no conducen electricidad), los aislantes de microondas (para proteger dispositivos activos y eliminar ondas estacionarias), los aislantes térmicos (como el vacío donde el calor sólo se transmite por radiación y el aire con baja humedad que impide el paso del calor por conducción) y los aislantes de barrera, que resultan útiles en distintos contextos para satisfacer diversos requerimientos en cuanto a ruidos, electricidad, energía y temperatura.