Ejemplos de balance

27 octubre, 2011



La Real Academia Española (RAE) le atribuye al concepto de balance múltiples sentidos, pero en la vida cotidiana algunos significados son más aprovechados que otros.

De acuerdo a esta prestigiosa institución, un balance es una clase de movimiento que puede realizar un cuerpo, así como también es aquella confrontación de activos y pasivos que se realiza para averiguar el estado o caudal de un negocio o patrimonio. El vocablo, además, se utiliza en otros contextos para nombrar a la evaluación que uno hace sobre una situación para tratar de prever su evolución.

A raíz de estas acepciones surgen numerosos ejemplos que permiten descubrir qué es, en concreto, un balance.

Cuando los responsables de una empresa contratan a un estudio contable para que un grupo de profesionales analice el activo, el pasivo y todo el movimiento financiero de la compañía en un determinado periodo de tiempo a fin de que ellos elaboren un informe con las conclusiones, por ejemplo, se habla de balance general o balance de situación. En cambio, cuando se aprovecha la noción para describir al equilibrio que se logra entre los recursos hídricos que ingresan y salen de un mismo espacio (como lo puede ser un embalse o cuenca hidrográfica) se lo presenta como balance hídrico.

Tras un evento o convocatoria que haya alcanzado cierta trascendencia por la temática que lo impulsó o las particularidades del acontecimiento (como lo puede ser una exposición o unas jornadas de capacitación), asimismo, los organizadores de la cita suelen realizar un balance para hacer públicos los resultados advertidos. Por ejemplo: “La XX Fiesta Para la Juventud tuvo un balance positivo por el elevado número de concurrentes y la recaudación récord que se logró”.