Ejemplos de benchmarking

26 enero, 2012



Hoy en día, quienes de algún u otro modo están vinculados al ámbito económico o a las áreas relacionadas a la administración de una empresa se enfrentan con frecuencia al concepto de benchmarking, pero no todos los ciudadanos saben de qué se trata el término ni entienden su importancia. Por esa razón, hoy trataremos de brindar datos concretos al respecto y demostrar cómo se traslada su definición a la práctica.

A modo de presentación, diremos que se trata de un término de origen inglés derivado de benchmark, una palabra surgida de la combinación de bench (banco, banquillo) y mark (marca). Según aquellos que dominan la noción y sus alcances, por benchmark habría que entender en español “medida de calidad”, aunque con el paso del tiempo este concepto dejó de relacionarse de forma exclusiva al segmento empresarial y sufrió modificaciones de interpretación para adaptarse a múltiples ámbitos.

Para tratar de abarcar los distintos usos del benchmarking, podemos decir entonces que se trata de una estrategia valiosa que consiste en un proceso sistemático orientado a realizar comparaciones entre productos, servicios, políticas de gestión y metodologías de trabajo entre organizaciones. La idea de apelar al benchmarking, por lo tanto, es conseguir las herramientas y conocimientos necesarios para mejorar y modificar aquello que no permite el progreso de una institución, empresa o emprendimiento.

Como ejemplos concretos de benchmarking podemos ofrecer los siguientes casos:

– Los directivos de una empresa con filiales en distintos países deciden realizar un benchmarking interno para lograr que los empleados incorporen conocimientos y puedan comparar ellos mismos los procesos de producción para optimizar tiempos y mejorar resultados. Para ello, realizan intercambios temporales: un grupo de trabajadores de un país va a trabajar por un tiempo a la fábrica que funciona en otro territorio y los de allí, pasan a otra filial extranjera.
– Una federación empresarial decide organizar encuentros entre empresarios líderes de un sector y emprendedores autónomos a fin de permitir que los pequeños comerciantes puedan conocer modelos exitosos en materia de producción, logística y distribución comercial que les permitan comparar realidades y evaluar posibles cambios corporativos que les permitan crecer como compañía.