Ejemplos de contratos de trabajo

3 mayo, 2011



Un contrato es un pacto o convenio que puede desarrollarse de forma oral o escrita entre dos partes que asumen el compromiso de cumplir sus obligaciones frente a un determinado asunto acordado.

Las características de cada acuerdo dan lugar a múltiples categorías y, de este modo, surgen alternativas como el llamado contrato de trabajo, una opción que se enmarca en el ámbito laboral.

Esta herramienta puede calificarse de contrato o convenio colectivo cuando se firma entre un sindicato (o varios de ellos) y uno o más empleadores, mientras que el contrato individual de trabajo une a un trabajador (persona física) con una compañía o empleador (parte que puede ser tanto una persona física como una figura jurídica).

En la vida cotidiana, cuando alguien tiene la fortuna de conseguir empleo es usual que, tras las entrevistas de rigor y los exámenes correspondientes, se le haga firmar un contrato para establecer las condiciones, las obligaciones y derechos de ambas partes y la duración del mismo.

Para comprender de modo sencillo cómo se aplica este concepto en la práctica, a continuación citaremos un ejemplo que involucre a este recurso que utilizan numerosos empleadores:

Marcela Ruso es maestra de primaria y ha sido convocada por el Instituto Dalmacio Selone para realizar una suplencia. La docente titular se encuentra de licencia por maternidad, razón por la cual la labor de su reemplazante se extenderá sólo por tres meses. A raíz de ello, los directivos de la entidad educativa firmarán con Ruso un contrato de trabajo temporal donde figuren, además de los datos de los respectivos interesados, la tarea a desarrollar y la vigencia del acuerdo laboral.

En cambio, cuando se trata de un convenio colectivo pueden darse situaciones como la que se describe líneas abajo, donde se plantea una realidad hipotética con nombres ficticios:

La Alianza Para Jugar (sindicato uruguayo que nuclea a los futbolistas locales del circuito profesional) está disconforme con las condiciones ofrecidas por la FUP (Fútbol Uruguayo Profesional), motivo por el cual ha realizado una presentación ante las autoridades para modificar los puntos que cuestiona. Ante esta realidad, para intentar un acercamiento entre ambas partes y resolver el conflicto, el Ministerio de Deportes de la Nación ha convocado tanto a la APJ como a la FUP a una reunión. El resultado, pues, ha sido la firma de un convenio que satisface y favorece a los dos involucrados.