Ejemplos de decantación

7 septiembre, 2011



Con el paso del tiempo, el término en latín decantatĭo se convirtió en decantación, un vocablo que, en idioma español, está asociado a la acción y el efecto de decantar. ¿Qué es decantar? Pues la separación sencilla de un líquido o, entendido desde la química, la división de sustancias no miscibles de diferente densidad en un medio líquido.

Cabe destacar además que, en un ámbito menos formal y cotidiano, la decantación también es utilizada como una expresión para describir un desvío o una toma de partido frente a una situación determinada.

Entre las sustancias que pueden ser sometidas a un proceso de decantación se encuentran el agua y el aceite. Si ambas son depositadas en un embudo de decantación, es posible después de algunos minutos de reposo conseguir que el líquido más denso fluya y pueda ser recogido en otro recipiente.

El agua y la arena, el biodiésel y la glicerina, la leche y el maíz, y el vinagre y las aceitunas son otras combinaciones que pueden ser sometidas al proceso de decantación para generar una separación entre ellas y utilizarlas de forma individual.

Como otro ejemplo se puede citar al vino, un producto para el cual la decantación constituye un paso más dentro del fascinante ritual que supone la presentación de un vino. En este caso, el proceso se inicia al trasladar el contenido de una botella a un recipiente conocido como decantador para que el líquido se luzca y pueda ser mejor apreciado a nivel visual y olfativo por quienes lo vayan a consumir.