Ejemplos de diagramas de flujo

19 septiembre, 2011



Los diagramas son dibujos geométricos que sirven para demostrar una proposición, resolver un problema o representar de forma gráfica la ley de variación de un fenómeno, pero de acuerdo a las características que posean es posible distinguir frente a ellos diversas categorías.

Así, pues, se puede identificar el denominado diagrama de flujo, un concepto que describe a una representación gráfica de una sucesión de hechos, procesos, algoritmos u operaciones de un sistema, tal como ocurre con el que refleja una cadena de montaje de automóviles.

Los diagramas de flujo resultan muy útiles en disciplinas como las de la psicología cognitiva, la programación y la economía ya que, al mostrar los conceptos como un dibujo, ayudan a comprender la idea y permiten identificar los problemas para luego poder reconocer las oportunidades para la optimización del proceso.

Los diagramas de flujo pueden desarrollarse de forma vertical (con una secuencia plasmada de arriba hacia abajo, por orden de prioridades e importancia), tener un formato horizontal (armado de izquierda a derecha), mostrar un diseño panorámico para agregar acciones simultáneas tanto desde líneas verticales como horizontales) o bien lucir un formato arquitectónico para describir y representar las ideas que se intentan sintetizar.

Un diagrama de flujo puede resultar de gran utilidad, por ejemplo, para recomendar los pasos a seguir que debe respetar cualquier usuario que recién adquiere una notebook u ordenador portátil y no tiene los conocimientos necesarios para poner el equipo en funcionamiento.

A continuación, entonces, un esquema hipotético inspirado en esa situación que bien puede suceder en la vida cotidiana.