Ejemplos de dialectos

6 septiembre, 2011



Un dialecto, dice la Real Academia Española (RAE), es un sistema lingüístico que deriva de otro y que no posee características suficientes como para ser definido como una lengua independiente.

Por lo general, no presenta diferencias respecto a otros de origen común, pero sí se destaca por estar limitado a nivel geográfico y por segmentarse, en numerosas ocasiones, en subdialectos.

Cabe resaltar que, en una comunidad, los hablantes pueden tener influencia social por su poder económico o político y compartir entre ellos lo que los expertos llaman dialecto de prestigio, un código común desarrollado y utilizado por sectores cultos y dominantes.

De analizar el significado teórico del concepto de dialecto y tratar de identificar en base a él cuáles, en la práctica, son idiomas y cuáles son dialectos, pueden surgir ejemplos como los siguientes:

En Argentina y Uruguay se habla en español, pero existe en esos territorios una variedad dialectal que recibe el nombre de castellano rioplatense. Asimismo, es posible detectar en la Costa Caribe Colombiana una variante del dialecto caribeño de la lengua española que se conoce como español costeño colombiano.

También en Alemania se puede identificar con claridad un dialecto si se hace foco en el Área Metropolitana de Berlín, donde el habla típico de los pobladores se define como dialecto berlinés y se lo asocia con un humor algo subido de tono.

De recorrer Italia, en cambio, se podrá descubrir que existe en una zona determinada el dialecto toscano, el cual se divide en subdialectos y consigue de este modo ser hablado por más de tres millones de individuos. Según los expertos en cuestiones lingüísticas, esta variedad es, entre todos los dialectos italianos, la que menos diferencias presenta respecto al latín.