Ejemplos de duopolio

19 septiembre, 2011



Se identifica con el término de duopolio a aquella situación de mercado que se caracteriza por una oferta de producto o servicio que se encuentra repartida entre dos empresas. En economía, este concepto se suele entender como una forma de oligopolio.

Por lo general, en casos de duopolio los involucrados acuerdan un precio determinado para lo que ofrecen a fin de no subir ni bajar las tarifas. Así, establecen una suerte de pacto que los lleva a cooperar entre sí y los convierte a raíz de ello, de alguna manera, en socios ya que se necesitan para mantenerse en el mercado.

Al examinar las características del duopolio es inevitable distinguir en este modelo una interdependencia entre ambos eslabones productivos porque ninguno de los productores puede ignorar las reacciones del otro ya que, al ser sólo dos, las decisiones de uno influyen en el restante.

Si bien en la vida real uno puede llegar a reconocer casos de duopolio, en esta oportunidad describiremos situaciones ficticias con el único propósito de contribuir a la comprensión de dicha noción.

Un duopolio, por ejemplo, puede darse en un pueblo de escasos habitantes donde sólo dos compañías ofrecen televisión satelital. Para no perjudicarse mutuamente pero, al mismo tiempo, obtener ganancias, sus autoridades acuerdan una suerte de división para ofrecer el servicio por igual pero en distintas zonas.

El duopolio también puede distinguirse en una región donde dos empresas proporcionan el mismo servicio de telefonía y ambas respetan las prestaciones y los alcances de cada una.