Ejemplos de greguerías

6 septiembre, 2012



Se conoce como greguería a varias cuestiones, por eso en esta oportunidad haremos foco en este concepto para aportar mayor claridad al respecto. La idea, pues, es contribuir a un uso adecuado del vocablo y a identificar, sin mayores dificultades, ejemplos varios de greguerías.

En primer lugar, hay que decir que la noción está aceptada como sinónimo de griterío (escándalo que se produce cuando un grupo de individuos eleva su voz y resulta, por lo tanto, imposible entender lo que se dice o reclama).

Otra definición, asimismo, la presenta como la palabra que describe a la perspectiva personal sobre alguna cuestión de la vida real que se refleja en una prosa aguda que, a veces, sorprende por su contenido y hasta puede tener carácter humorístico. En otras palabras, se puede decir que una greguería es un recurso de expresión que surge al aplicarle sentido del humor a un aforismo o frase metafórica.

Según se considera en el ámbito literario, el padre de este peculiar género es Ramón Gómez de la Serna, un intelectual de nacionalidad española que encontró en esta fórmula la posibilidad de renovar el interés por la metáfora y de ampliar las capacidades de expresión.

Si uno sabe aprovechar su ingenio y resumir lo que piensa en una sentencia corta pero extraordinariamente efectiva e impactante, entonces podrá desarrollar greguerías como las que el escritor incluyó en libros como “Flor de greguerías” y “Total de greguerías”.

Algunos ejemplos de greguerías:

“El pez más difícil de pescar es el jabón dentro del agua”
“Los bebés se saludan a sí mismos dándole la mano a su pie”
“El agua se suelta el pelo en las cascadas”