Ejemplos de introducción de un trabajo

16 mayo, 2011



Se dice en nuestro idioma que la introducción es la acción y efecto de introducir, así como también es la preparación o disposición para llegar al propósito buscado. La Real Academia Española entiende también que este vocablo da nombre al exordio de un discurso y al preámbulo de un material científico o literario. Asimismo, se define como trabajo al resultado de la actividad humana.

Frente a ambas acepciones, pues, es posible considerar que la introducción de un trabajo es aquella que, en el ámbito escrito, adelanta los puntos más sobresalientes del texto y destaca las ideas claves o disparadoras de reflexiones, análisis y debates.

Si un profesor le solicita a sus alumnos la realización de un trabajo práctico sobre enfermedades degenerativas, alguno de los estudiantes podrá, por ejemplo, iniciar la tarea con una frase como “El desequilibrio evidenciado en los mecanismos de regeneración por alteraciones anatómicas y funcionales de los tejidos de los órganos, aparatos o sistemas del organismo se denomina enfermedad degenerativa. Para entender sus características y conocer en detalle cada dolencia asociada a ella, a continuación describiremos sus particularidades y citaremos datos concretos que permitan identificar qué males son los que se encuadran en este segmento”.

Otro, tal vez, elija un modelo de escritura más estructurado y directo que lo lleve a redactar un párrafo como el siguiente: “El tema que motiva este informe son las enfermedades degenerativas. A continuación, pues, se procederá a explicar qué son, qué características poseen, qué consecuencias provocan en el ser humano y cuáles son los padecimientos asociados a ellas”.

Una tercera opción, en cambio, podría girar en torno a una introducción de tipo “En este trabajo abordaremos el origen, los alcances y los síntomas de las enfermedades degenerativas”.