Ejemplos de juegos cooperativos

1 febrero, 2012



Al buscar entretenimiento en un juego, alguien puede optar por jugar solo o en grupo. De elegir la alternativa de formar parte de un desafío colectivo, a su vez, puede seleccionar distintas clases de juegos, entre los cuales aparecen aquellos que se presentan como una competencia individual entre muchos participantes o bien por los juegos cooperativos.

Los juegos cooperativos, como su nombre lo deja entrever, consisten en que dos o más personas se agrupen para llegar a un objetivo común. En este marco, se gana o se pierde como un grupo en el cual cada integrante debe cumplir un rol para alcanzar el propósito de todos. Asimismo, dentro de la modalidad cooperativa hay juegos que no plantean competencia, sino que simplemente han sido diseñados para llegar a un determinado resultado común y, en este sentido, ganan o pierden todos.

Este tipo de entretenimiento, por sus características, resulta ideal para los ámbitos escolares ya que proponen diversión y fomentan el compañerismo, la solidaridad y la toma de decisiones grupales.

Una carrera de colchonetas que invite a transportar a un participante y llegar antes que el otro grupo a la meta, el armado en el aula de una escultura con materiales reciclados en un determinado tiempo (controlado por el docente) y generando intercambio de ideas para lograr una única obra en la cual todos participen a cambio de un beneficio grupal como lo puede ser el reparto de golosinas y el juego de mesa conocido como “El Frutal” (basado en la cooperación para recoger toda la fruta antes que el cuervo consiga llevársela) son algunos ejemplos de juegos cooperativos.