Ejemplos de juicios a priori

29 febrero, 2012



En la vida cotidiana, muchas veces se hace referencia al concepto de juicio a priori, pero no todos los seres humanos entienden qué significa esa frase. Por esa razón, a continuación analizaremos la expresión y daremos algunos ejemplos para tratar de demostrar cómo se adapta la teoría a la práctica.

En primer lugar, para llegar a una definición concreta de juicio a priori hay que apelar a la filosofía para lograr saber que los juicios pueden ser sintéticos, es decir, brindar información y ampliar los conocimientos primitivos sin incluir al predicado en la noción de sujeto. Asimismo, pueden clasificarse como a priori si la verdad de su contenido puede comprobarse o advertirse más allá de la experiencia porque son universales y necesarios.

La expresión ‘a priori’ se interpreta como “previo a” y se utiliza para hacer mención a conocimientos que tienen que ver con la lógica, la razón y lo universal, sin necesidad de realizar averiguaciones de ningún tipo para llegar a una conclusión.

Ejemplos de juicios a priori:

El filósofo alemán Immanuel Kant planteó como juicio a priori el siguiente enunciado: “La recta es la distancia más corta entre dos puntos”. Por su parte, el escocés David Hume (quien se destacó como economista, filósofo e historiador) se permitió estar en desacuerdo con la interpretación de Kant ya que, para él, a priori hay juicios analíticos como el de “Un todo es mayor que sus partes”, pero los juicios sintéticos son a posteriori, como ocurre al decir “Los pobladores de X localidad miden más de 1,70 metros de altura”.