Ejemplos de localidad

9 noviembre, 2012



Localidad es un término que tiene varios usos. Su acepción más frecuente está asociada a una división geopolítica, como una ciudad o un pueblo. La clasificación específica de cada localidad suele depender de la cantidad de habitantes que alberga en su superficie.

LocalidadEsto nos revela que las localidades pueden estar pobladas de distintas maneras. Existen localidades que cuentan con millones de habitantes, como San Pablo (Brasil) o Madrid (España). Otras, en cambio, tienen cientos o miles de ciudadanos: podemos citar los ejemplos de Máncora (Perú), Colonia del Sacramento (Uruguay) o Ciudad del Este (Paraguay), entre muchos otros. Incluso hay localidades con unas pocas decenas de habitantes o que, por distintos motivos, han quedado desiertas. Ese es el caso de Armo (Italia), Villar de Cañas (España) o Monowi (Estados Unidos).

Los límites geográficos de cada localidad, por otra parte, se determinan según la decisión del Estado que ejerce el gobierno en la zona. Dicha delimitación suele obedecer a motivos históricos, políticos y de otras índoles.

Existen, en este sentido, localidades que tienen una gran extensión territorial. Un ejemplo de localidad de este tipo es la Ciudad de Buenos Aires, cuyo territorio supera los 200 metros cuadrados. Otras localidades, en cambio, son muy pequeñas en cuanto al terreno que ocupan, como la localidad de Skopun, en las Islas Feroe, que no llega a los 10 metros cuadrados.

Más allá de lo geográfico y de lo referente a la administración política, la noción de localidad también se utiliza para nombrar a los espacios disponibles para el público en espectáculos y eventos, y a los boletos o entradas que determinan la ubicación de los asistentes.

Un ejemplo de localidad, en este caso, es el ticket que posibilita el acceso a un concierto de rock. Lo habitual es que este boleto presente información básica sobre el espectáculo (el nombre de la banda que ofrecerá el show, la fecha del concierto, etc.) y brinde datos sobre dónde debe ubicarse la persona propietaria de la entrada (número de fila o de butaca, sector del teatro).