Ejemplos de monografías

12 diciembre, 2012



A lo largo de nuestra vida, probablemente hayamos confeccionado y/o leído numerosas monografías. El concepto suele resultar familiar, pero no todos saben con precisión en qué consiste una monografía y cuáles son las particularidades de su estructura y contenido. Por esa razón, hoy hemos decidido abordar la noción con el propósito de aclarar eventuales dudas de significado y dar ejemplos al respecto.

Al consultar la acepción oficial de monografía en el diccionario de la Real Academia Española (RAE), el resultado que se obtiene habla de un texto descriptivo o documento que recopila datos y aglutina información para desarrollar una temática específica.

Para elaborar una monografía es imprescindible realizar un exhaustivo proceso de investigación, saber analizar datos y combinarlos entre distintas fuentes sin resignar calidad ni coherencia, tener la capacidad para organizar la información, tener un lenguaje claro y lograr presentar un informe crítico donde haya argumentos que respalden lo expuesto.

A pedido de un profesor, por ejemplo, un alumno secundario puede presentar en su curso una monografía centrada en el aborto. En ese material, de estar diseñado y estructurado de manera correcta, se podrá hacer un acercamiento al tema a partir de la explicación de qué es, en qué consiste el aborto; ahondar en la temática repasando los orígenes de esta práctica y contando cuáles son los métodos para llevar a cabo un aborto. De ser una investigación completa, el informe incluirá el detalle de las consecuencias y complicaciones que puede enfrentar quien se realiza un aborto, y finalizará con una conclusión general que deje en claro una opinión fundamentada.