Ejemplos de monopolio

24 junio, 2011



Un monopolio (término derivado del latín monopolĭum) es la concesión que realiza una autoridad frente a una empresa para que la compañía pueda explotar, con carácter exclusivo, alguna industria y/o actividad. El concepto, en otras circunstancias, es entendido como aquella situación de mercado en la cual la oferta de un producto o servicio se limita a un solo vendedor.

En la práctica, la noción es a menudo atribuida a grandes compañías que no paran de crecer y que ponen de este modo trabas a sus competidores (como en los casos de Microsoft y Google), pero en verdad la expresión debería aplicarse sólo en situaciones como las que se describen a continuación:

– En la localidad de Sauce Quebrado existe sólo una empresa que provee energía eléctrica. Los usuarios, por lo tanto, no tienen la posibilidad de optar por otra compañía y el proveedor aprovecha su condición de único en el mercado para fijar las tarifas y condiciones que más lo benefician.

– El único periódico que se confecciona y distribuye en la ciudad de Santa Catalina es “Noticias Catalinenses”, propiedad de la firma “Informaciones Varias S.A.”. Como los pobladores no tienen la posibilidad de leer otro diario y ninguna otra empresa desembarca en la ciudad para enriquecer al rubro de la comunicación, “Informaciones Varias S.A.” comete abusos en materia de tarifas y línea editorial porque no tiene competidores que puedan perjudicar su negocio.

Telecelulandia y TelefoMóvil eran dos empresas que comercializaban móviles en el distrito de Puerto Ventoso, hasta que la primera adquirió a la restante y, a partir de entonces, se volvió un monopolio ya que no hubo más competidores del sector.