Ejemplos de novela

4 abril, 2011



Al analizar el universo literario uno puede hallar dentro de él numerosas propuestas que, de acuerdo a sus características, se agrupan en diversos géneros.

Cuando se trata de obras en prosa que buscan desde la narración provocar placer estético, por ejemplo, se dice que son novelas. Estos materiales, que pueden a su vez segmentarse en categorías como caballeresca, de aventuras, de terror, epistolar, negra, testimonio, realista, psicológica, policíaca y pastoril, son más extensos y elaborados que los cuentos, suelen estar disponibles en múltiples idiomas y, en ocasiones, inspirar adaptaciones teatrales y/o cinematográficas.

“El libro de la selva” (Rudyard Kipling), “Cinco semanas en globo” (Julio Verne) y “Colmillo Blanco” (Jack London) podrían citarse como prototipos de las novelas de aventura, así como las novelas de perfil policial encuentran su espacio en obras como “Muerte en el Nilo” (Agatha Christie), “La piedra lunar” (Wilkie Collins) y “Al sur del paraíso” (Jim Thompson).

Dentro del ámbito literario, como resulta evidente, existe una gran cantidad de ejemplos de novela (género cultivado también por autores como Gabriel García Márquez en “Crónica de una muerte anunciada” y “El coronel no tiene quien le escriba” y por Danielle Steel en “Regreso al hogar” y “Una imagen en el espejo”), pero también es necesario destacar que el término también se aplica a ciertos productos que se emiten por la pantalla chica. “Perla Negra”, “La extraña dama”, “El clon” y “Yo soy Betty, la fea” son algunos títulos que sirven como ejemplo de aquellas creaciones televisivas que, a lo largo de los años y en distintas partes del mundo, entretuvieron a un alto número de aficionados a las telenovelas.