Ejemplos de operadores aritméticos

19 Diciembre, 2011

En el lenguaje exclusivo de la matemática, el término operador permite dar nombre a numerosos procesos pero, por lo general, se entiende como un símbolo que representa a un conjunto de operaciones que se llevan a cabo sobre un número específico de operandos.

Si bien existen distintas clases de operadores, en este artículo sólo presentaremos y brindaremos algunos ejemplos de los operadores de tipo aritmético. Según los expertos que a diario trabajan con ellos, se trata de elementos bivariantes u operadores a derecha (nombre que reciben aquellos operadores que actúan sobre dos objetos que, por lo general, se ubican a ambos lados del operador en cuestión y generan un único resultado) que involucran a distintas operaciones válidas a la hora de los cálculos.

La adición, la sustracción, la multiplicación, la división, la potenciación, la radicación y la logaritmación son los procesos que se pueden llevar a cabo mediante los operadores aritméticos.

En la práctica, pueden observarse las siguientes situaciones:

1- Que en un cálculo como el de 2+5 se reconozca al signo ‘+’ como operador bivariante de la adición, influyendo sobre los números 2 y 5.
2- Que se entienda a 4- como un operador que actúa sobre un número restante (como puede ocurrir si el cálculo propuesto es 4-1)

De los datos volcados en las líneas anteriores se desprenden entonces múltiples ejemplos que contribuyen a comprender el significado de la expresión “operador aritmético”.

El símbolo * o la letra X, por citar un caso, cuando está bordeado por dos números cualquiera (5×4; 10*3), es un operador aritmético de la multiplicación, mientras que el símbolo / en las mismas circunstancias se entiende como el operador aritmético de la división.