Ejemplos de optimismo

14 enero, 2013



El concepto de optimismo engloba la idea de estar óptimo o bien de tener una predisposición para las visiones favorables y las convicciones positivas respecto a una cosa o cuestión. Asimismo, hay que decir que el término refiere a una doctrina de carácter filosófico que le imputa al universo el grado de perfección más elevado.

El optimismo le permite al ser humano confiar en que todo saldrá bien pese a las dificultades. Por el contrario, el pesimismo lleva a las personas a no tener confianza en las resoluciones propicias y las conduce por el camino de la desesperanza, las desilusiones y la negatividad.

Alguien optimista, por ejemplo, puede alentar a alguien o a sí mismo porque está seguro de que el mal momento que se atraviesa pronto será parte del pasado y vendrán tiempos mejores. De igual forma, con optimismo se puede conseguir ánimo en momentos difíciles (“Tenés que ser optimista: ya alguien recompensará tus esfuerzos”, “Los médicos son optimistas, dicen que la recuperación es lenta pero favorable”).

Otros ejemplos de uso de la noción:

“El periodista argentino Sergio Lapegüe lanzó un libro titulado ‘Prende el optimismo’”
“Tras las declaraciones del gobernador, hay optimismo en el sector agropecuario”
“Si analizamos el panorama con optimismo, podríamos decir que lo bueno del caso es que no hubo heridos”
“Si uno tiene optimismo, los problemas no son desafíos imposibles de superar”
“Con optimismo es más fácil disfrutar cada instante y ser feliz durante la mayor cantidad de tiempo posible”
“En estas circunstancias, es importante contagiar optimismo”