Ejemplos de oraciones pasivas

3 agosto, 2011



La voz pasiva es un modo verbal que se caracteriza por hacer de un sujeto el elemento pasivo de la acción verbal. Las estructuras de esta herramienta que sólo se emplea en algunas lenguas demuestran que, a diferencia de las construcciones en voz activa (modo que prevalece, por ejemplo, en el idioma español), el sujeto pasa de ser agente a paciente, es decir, no ejecuta la acción sino que la recibe.

Para entender cómo el sujeto puede ver modificada su posición y pasar, por lo tanto, de cumplir un rol activo a padecer el resultado del verbo, nada mejor que analizar ejemplos concretos de oraciones tanto activas como pasivas para advertir sus diferencias.

De tener que convertir en voz pasiva, por ejemplo, la frase “Esteban armó ese rompecabezas”, habrá que modificar la estructura para llegar a “Ese rompecabezas fue armado por Esteban”. Por el contrario, si el ejercicio es pasar “El menú de la fiesta fue preparado por él” a voz activa, el resultado sería “Él preparó el menú de la fiesta”.

Más ejemplos de oraciones pasivas:

“La casa fue limpiada por Clara”
“Los productos fueron ordenados por el empleado”
“La aeronave está siendo piloteada por el capitán Rodolfo Traverso”
“La fiesta fue animada por el payaso Pepito”
“Las verduras son cocinadas por ella”
“El gol fue anotado por el delantero uruguayo”
“La prueba fue superada por el participante número uno”
“El teléfono fue atendido por el abuelo”
“El jardín ha sido arruinado por el perro del vecino”
“El cuadro fue pintado por Magalí”