Ejemplos de oraciones recíprocas

16 agosto, 2011



Los estudiosos del idioma suelen considerar como oraciones recíprocas a aquellos enunciados de tipo predicativo activo y transitivo que exhiben un sujeto plural (que puede ser colectivo o bien, más de un sujeto) y que se caracterizan por demostrar que el sujeto es quien realiza y, al mismo tiempo, padece las consecuencias de la acción de forma mutua.

Para formular ejemplos de este conjunto de oraciones, es posible valerse de pronombres personales como nos, os y se, los cuales pueden funcionar como objeto directo e indirecto.

Ahora que ya hemos resaltado los detalles característicos de este grupo de enunciados, estamos en condiciones de llevar la teoría a la práctica en relación a las oraciones recíprocas. Como ejemplos, entonces, citaremos expresiones como “María y Lautaro se besaron con pasión”, “Su mamá y su papá se separaron de común acuerdo”, “Los jugadores discutieron entre ellos y el clima se puso tenso”, “Ambos se quieren reconciliar” y “El perro y el gato se persiguieron por toda la casa”.

Si han leído hasta acá pero aún no comprenden por completo el sentido de las oraciones recíprocas y los modelos ofrecidos en el párrafo anterior les resultan insuficientes, no dejen de leer las líneas siguientes porque en ellas encontrarán algunos ejemplos más.

“Johanna y Marcos se alegraron por sus respectivos logros”
“Los muchachos se consolaron mutuamente después de la derrota”
“Los hermanos se abrazaron apenas oyeron la mala noticia”
“Dolores y Augusto se extrañan cada vez más”
“Mi novio y yo nos ayudamos en todo lo que podemos”