Ejemplos de papel

3 enero, 2013



A nuestro alrededor abundan los papeles de todo tipo, pero no siempre encontramos las palabras exactas para describir y ejemplificar de manera apropiada y con precisión este concepto que refiere a un elemento sobre el cual escribimos o podemos encontrar letras o dibujos impresos, además de aprovecharlo para crear figuras decorativas (tal como se consigue mediante la técnica del origami, por citar una posibilidad). Por esa razón, hoy hemos decidido hacer foco en la idea de papel.

Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), un papel es, en líneas generales, una hoja que se logra a partir de diversos procedimientos que incluyen el blanqueo, el secado y el endurecimiento de una pasta armada a base de distintas materias primas. Claro que, en un contexto artístico, se puede entender al vocablo como el rol que interpreta un actor al desarrollar un personaje (“A Leandro le dieron el papel protagónico”, “Esta vez, me quedé con el papel de villano”, “Mi primo tiene un papel secundario en esa obra”).

Si buscamos otros ejemplos que ayuden a tomar conciencia del alcance de esta palabra, entonces no tardaremos en recordar las diferencias que existen entre el papel de diario, el papel de carta, el papel higiénico, el papel moneda, el papel absorbente, el papel de calco, el papel maché y el papel picado (aquel que suele estar presente en fiestas infantiles, familiares, etc.). Asimismo, es posible trabajar con papel reciclado, papel celofán, papel crepe, papel secante y papeles de filtro, entre otras variedades que le aportan diversidad a la noción.