Ejemplos de permutaciones

9 enero, 2012



El concepto de permuta, en líneas generales, refiere a la idea de realizar un intercambio. Esta acción puede tener como protagonistas a dos funcionarios públicos, dos autoridades eclesiásticas o, simplemente, dos objetos. Desde el plano del Derecho, se trata de un contrato que establece y regula la entrega de algo a cambio de otra cosa.

En otras palabras, una permuta es un trueque que puede llevarse a cabo en cualquier ámbito. Con sólo contemplar situaciones de la vida cotidiana, uno puede detectar permutaciones aún cuando los involucrados no conozcan el marco teórico que respalda al término.

En el ámbito escolar, por ejemplo, los niños suelen realizar permutas informales a diario. Es común, por citar algunos casos, que entre amigos se acepte intercambiar algún útil por otro o que uno ofrezca galletitas a cambio de un par de figuritas o stickers.

Ya entre adultos, es usual que se hagan permutas de muebles y/o vehículos. Por múltiples razones, un hombre puede aceptar ceder su coche por otro producto de igual valor o cambiar su vivienda para quedarse a cambio con otra (o en su defecto, un terreno) que satisfaga sus necesidades.

Cabe resaltar que este proceso puede darse también a escala más formal, tal como ocurrió semanas atrás cuando China firmó con Tailandia un acuerdo de permuta de divisas.

También es interesante tener en cuenta que en todos los casos de contrato de permuta, de detectarse anomalías o surgir imprevistos que alteren las condiciones acordadas, las autoridades correspondientes pueden invalidar el procedimiento.