Ejemplos de perseverancia

27 febrero, 2013



Se conoce como perseverancia (vocablo derivado del término latino perseverantĭa) al acto y consecuencia de perseverar, es decir, de saber mantenerse firme y estable frente al desarrollo de una actividad, persistir en la defensa de una opinión y de aguardar resultados con paciencia aún cuando la realidad hace peligrar objetivos o fuerza cambios.

PerseveranciaCuando se habla de perseverancia final, por ejemplo, se resalta la necesidad de conservar las virtudes y la gracia hasta el momento de partir de este mundo, aunque la idea se aplica en muchos otros contextos.

Tal como se desprende de la práctica, se trata de una virtud de gran valor a nivel general ya que la perseverancia supone sacrificio, esfuerzo, entereza, constancia y una importante dosis de paciencia. De ahí que quienes son perseverantes a menudo son recompensados con triunfos y resultados exitosos.

A continuación, algunos ejemplos de uso que permiten apreciar las aplicaciones concretas de esta palabra.

“El joven es un verdadero ejemplo. Su historia demuestra que, con perseverancia, compromiso y disciplina, todo obstáculo se puede superar si de cumplir un sueño se trata”
“Tenés que tener perseverancia: ya aparecerá la oportunidad que necesitás para desarrollar por completo tus habilidades”
“Sus colegas elogiaron la perseverancia, el sacrificio y la honestidad del flamante ganador del certamen”
“Si no tienes perseverancia, difícilmente puedas concretar tus metas”
“El técnico destacó la perseverancia y la entrega de los jugadores”
“Hay que encarar cada proyecto con optimismo, humildad y perseverancia: a la larga, los buenos resultados llegarán…”
“Esa mujer no se caracteriza justamente por su perseverancia”