Ejemplos de polisemia

13 septiembre, 2011



La polisemia es un fenómeno que la lingüística define como la pluralidad de significados que puede tener una palabra o cualquier signo lingüístico. El concepto se aplica además a mensajes extensos, independientemente de la naturaleza de los signos que los conformen.

En la práctica, los casos de polisemia pueden surgir como consecuencia de alguna metáfora o metonimia (como sucede, por ejemplo, con expresiones como “el corazón del equipo” o “la raíz del problema”), los cambios de aplicaciones generados por el paso del tiempo (motivo que ha llevado, por ejemplo, a ampliar el concepto de red para hacerlo parte de la informática), la influencia extranjera y el lenguaje técnico.

A continuación, citaremos diversos ejemplos concretos de polisemia a fin de contribuir a la comprensión rápida y sin complicaciones del término presentado.

Sierra: puede entenderse como una herramienta que se utiliza para cortar materiales duros como la madera o bien como la parte de una cordillera. “Alcánzame la sierra para cortar estos tablones” / “La sierra amaneció nevada”

Capital: puede ser utilizado como sinónimo de patrimonio o utilizarlo para hacer mención a la localidad más sobresaliente y/o poblada de un distrito, provincia o Estado. “Invertí todo mi capital en la compra de una vivienda” / “Buenos Aires es la capital de la República Argentina”

Cólera: vocablo que, en un contexto, significa ira, enojo o enfado pero, en otra situación, da nombre a una enfermedad epidémica de origen bacteriano que genera vómitos y diarrea. “Hugo montó en cólera al descubrir que había sido víctima de un engaño” / “Se realizan en la ciudad distintas campañas de prevención para evitar la propagación del cólera”