Ejemplos de preguntas cerradas

2 abril, 2013



Al armar estructuras que permitan recabar información, resolver dudas y encontrar respuestas para diversos interrogantes es posible apelar a diferentes clases de preguntas. Hoy, como el título de este artículo lo adelanta, vamos a centrar la atención en las características de una de las alternativas que se tienen a la hora de preguntar: las preguntas cerradas.

PreguntasEsta clase de interpelación tiene la particularidad de no ofrecerle a quien responde la posibilidad de contestar añadiendo información o detalles ya que admiten únicamente dos opciones: una dicotómica donde la respuesta es concreta (sí/no; femenino/masculino; día/noche, etc) o con proposiciones múltiples de posibles respuestas.

Las preguntas cerradas pueden formularse por vía oral (en un entorno cotidiano, por ejemplo) o por vía escrita (y estar presentes en formularios, planillas, documentaciones, etc.).

Al crear preguntas de tipo cerrado, es recomendable contemplar todas las opciones posibles de respuesta, ofrecer al interrogado propuestas de tinte realista como parte de las respuestas, no confeccionar un listado extenso de opciones y si se trata de un test, por mencionar una posibilidad, facilitar cartones o tarjetas con posibles respuestas para que, a la hora de ordenarlas por orden de prioridades, sea más sencillo el proceso.

Como parte de una serie de preguntas cerradas se podrían incluir los siguientes interrogantes:

- “¿Fuma?” Sí – No – De vez en cuando
- “¿Tiene hijos?” Sí – No
- “¿Hace actividad física?” Sí – No – A veces
- “¿Cuántas frutas consume por semana?” Más de 7 – 7 – 6 – 5 – 4 – 3 – 2 – 1 –
Ninguna
- “¿Cuántos libros leyó en el último año?” Más de tres – Tres – Menos de tres – Ninguno