Ejemplos de productos perecederos

13 mayo, 2013



Se define como perecederos a los elementos o productos que no tienen una gran duración, es decir, que tienen una vida útil escasa o se descomponen en el corto plazo con gran facilidad.

Alimentos perecederosEn la vida cotidiana, esta expresión está muy asociada a los alimentos, ya que es importante saber sobre esta propiedad y analizar el estado de cierta mercadería para consumir a tiempo frutas (bananas, manzanas, mandarinas, melones, frutillas), verduras (espinaca, lechuga, radicheta) y quesos (en cualquiera de sus variedades), entre otros productos, y evitar de este modo que se pudran y/o pierdan nutrientes.

Debido a su rápida caducidad y a los requisitos de refrigeración para garantizar su preservación, los productos perecederos se descartan en las colectas sociales generadas para asistir a víctimas de tragedias como inundaciones, terremotos, incendios o problemas similares que pueden afectar a un elevado número de personas porque la presión, la humedad y la temperatura (y cualquier manipulación inapropiada o manejo inadecuado) aceleran el proceso de descomposición. En esos casos, como se suele señalar desde los medios de comunicación, se recomienda colaborar con alimentos no perecederos, una clasificación apta para productos que no se descomponen de manera acelerada y tienen fechas de vencimiento lejanas, como el azúcar, la yerba mate, el arroz y las conservas, entre otras alternativas.

Más ejemplos de productos perecederos que deben mantenerse refrigerados para extender su conservación en buenas condiciones generales: pescados como la merluza, el pejerrey y el salmón; carne fresca (cortes de vaca, cerdo u otros animales); lácteos (categoría que nuclea a la leche, la manteca, el yoghurt, etc.).