Ejemplos de razones matemáticas

17 enero, 2012



El lenguaje propio del ámbito matemático define como razón a una relación que puede establecerse entre dos magnitudes, las cuales pueden compartir o no su unidad de medida.

Según los expertos, hay razones aritméticas (diferencia constante entre dos términos consecutivos de una progresión aritmética) y razones geométricas (cociente constante entre dos términos consecutivos de una progresión geométrica), aunque en ocasiones también se habla de razones simples y razones dobles, cada una de las cuales posee sus propias características.

Si bien para trabajar con razones matemáticas es necesario tener ciertos conocimientos previos y saber al detalle todas sus variantes y particularidades (como su escritura, el nombre de cada componente, etc.), a continuación citaremos algunos ejemplos para demostrar cómo se traslada la teoría a la práctica en materia de razones matemáticas.

Tomemos la razón matemática de tipo geométrico 27:3. En este caso, el 27 es el numerador, que al formar parte de una razón pasa a denominarse antecedente. Por su parte, 3 es el consecuente. De esa división resulta el número 9, que en esta oportunidad se presenta como la razón geométrica.

En cambio, si la idea es trabajar con razones aritméticas habrá que incluir los signos ‘.’ (punto) o ‘-’ (menos). Ejemplo: 10.8 = 2 (antecedente: 10 consecuente: 8 razón: 2)

Cabe resaltar además que a partir de las razones se pueden establecer distintas proporciones aritméticas, una expresión que hace referencia a la relación de igualdad entre dos razones. Ejemplo: a/b = c/d (Forma correcta de lectura: “a es a b como c es a d”).