Ejemplos de sátira

2 abril, 2012



Cuando un vocablo posee más de un significado, es importante contextualizarlo para que el mensaje llegue al destinatario de modo correcto, es decir, sin chances de ser mal interpretado.

Frente a la noción de ‘sátira’ (o su correspondiente versión en masculino), por ejemplo, es necesario emplear ideas concretas para evitar que el receptor confunda a una composición de perfil poético con un hombre que seduce y/o somete sexualmente a menores de edad que, por lo general, son mujeres.

Cuando se menciona este concepto en relación a un discurso o un escrito, se resalta un contenido irónico, sarcástico y picaresco que busca ridicularizar, burlarse y atacar de alguna manera a alguien o a algo. Es común, además, que en las sátiras existan comparaciones, analogías y parodias.

Si se cita el concepto en un marco histórico, en cambio, se podrá presentarlo como aquella figura que para la mitología grecorromana era motivo de adoración por ser una divinidad con apariencia de hombre pero con patas y orejas de cabra y cola de caballo.

Asimismo, en ciertos países se acostumbra en la actualidad hablar de ‘sátiro’ para describir a alguien lascivo, que se acerca a niñas, adolescentes y mujeres jóvenes con planes de conquista y que llega a abusar de ellas.

En los periódicos, por citar un ejemplo, es usual que aparezcan noticias presentadas con títulos como “Detuvieron al sátiro de zona norte”, “Jaime Fetinimo será juzgado por sátiro”, “Buscan al sátiro del parque” y “Cayó el sátiro que violó y mató a cinco niñas”, entre muchos otros similares.