Ejemplos de sustantivos abstractos

13 julio, 2011



Entre todas las clases de palabras que están consideradas como parte del grupo de los sustantivos (aquellos elementos que pueden funcionar como sujeto de una oración e identificar a un ser animado o inanimado y dan lugar a categorías como las de sustantivos propios, colectivos, comunes, individuales, primitivos y concretos) se encuentra el conjunto de los sustantivos abstractos.

Para diferenciarlos de los denominados sustantivos concretos, los expertos han definido a esta categoría como una colección de términos que hace referencia a un objeto que no se ve ni existe ya que es creado por la inteligencia y, por lo tanto, no se puede escuchar, ni oler, ni tocar. De ellos también se dice que no son independientes porque, para tener entidad, requieren un respaldo concreto.

En idioma español, es frecuente crear sustantivos abstractos al modificar adjetivos y verbos con algunos sufijos como “-idad”, “-era”, “-ura” o “-ción”. De este modo, puede decirse que el conjunto de los sustantivos abstractos está conformado por vocablos como fealdad, responsabilidad, libertad, hermosura, pobreza, lealtad, compañerismo, tristeza, beneficio, solidaridad, negrura, respeto, rebeldía y bondad, por citar sólo algunos.

En base a su definición, es posible profundizar en el concepto y determinar que palabras como justicia, esperanza, generosidad, cortesía, honradez, poder, simpleza, felicidad, serenidad y mentira también son parte del particular universo de los sustantivos abstractos.