Ejemplos de sustantivos concretos

24 mayo, 2011



Dentro de las distintas clases de sustantivos está el grupo de los concretos, un tipo de términos que se caracteriza por nombrar a un objeto material fácil de reconocer por los sentidos del ser humano.

Estas palabras presentan una diferencia importante con los denominados sustantivos abstractos porque se basan en elementos independientes, mientras que los otros se enfocan en objetos dependientes que sólo son perceptibles con el alma o la razón.

Como ejemplos de sustantivos concretos pueden citarse muchos, pero en esta oportunidad haremos una selección con el fin de demostrar, en la práctica, el significado de estas palabras que forman parte del vocabulario cotidiano del ser humano.

Sustantivos concretos son, entre otros, mesa, cable, zapatos, taza, hojas, árboles, jaula, teléfono, cortina, guantes, bufanda, camisa, mantel, velas, clavo, frutillas, nuez, lechuga, cucharas y estufa. Por el contrario, los sustantivos abstractos le permiten al hablante hacer referencia a expresiones no tangibles como lo son el amor, la bondad, la belleza o la felicidad.

Ahora que ya se ha presentado la definición y enumerado algunos ejemplos de sustantivos concretos, concluiremos este artículo con oraciones adaptables a múltiples circunstancias donde adquieren relevancia los mencionados sustantivos.

“El televisor que compré es de 29 pulgadas”, “La revista de junio aún no está terminada”, “Noelia trajo medialunas para la merienda”, “Esa bicicleta fue testigo de varias caídas”, “Su remera es original”, “Tus perros ladran todo el día”, “Estas zapatillas son muy cómodas”, “Mi computadora no funciona bien”, “Un barco naufragó frente a la costa uruguaya”, “Ese automóvil tiene el vidrio roto”.