Ejemplos de utopía

19 septiembre, 2012



Si uno desea citar un ejemplo de utopía, lo primero que debe hacer es conocer su definición exacta y lograr comprender su significado. Por esa razón, hoy desde este espacio haremos referencia a este concepto e incluiremos descripciones concretas que permitan entender, sin mayores complicaciones, qué es, en verdad, una utopía.

Dice el diccionario de la Real Academia Española (RAE), en primer lugar, que se trata de un concepto que deriva de un vocablo griego traducido al español como “sitio inexistente”. En la vida cotidiana, este término se emplea como sinónimo de ideal, de un plan, intención o propósito que, al momento de surgir o concebirse, parece imposible de realizar.

Según el ámbito en el cual nazcan, el sentido que posean o la aplicación que tengan, las utopías pueden definirse como sociales, ecologistas, religiosas, económicas, históricas o políticas, entre otras clasificaciones.

A partir de la teoría, entonces, se pueden encontrar numerosas situaciones utópicas en la vida cotidiana. Una utopía, por ejemplo, es creer o confiar en que un hombre de 35 años que nunca se desempeñó como futbolista profesional pueda jugar en el seleccionado nacional. En cambio, un ciudadano argentino puede considerar que “no es una utopía” que la selección de fútbol de su país gane el próximo mundial ya que tiene jugadores de gran nivel que hacen pensar que es posible alcanzar el título.

En contextos diferentes, pueden considerarse como utopías ideas como las de “hacer turismo en la Luna”, “hallar la fórmula de la juventud eterna” o “poder teletransportarse”, entre otras.