Ejemplos de verbos en infinitivo

24 mayo, 2011



Marcar, comer y medir son palabras que cualquier persona que tenga un poco de conocimientos gramaticales puede definir a simple vista como verbos.

Cuando se profundiza el análisis de estos términos, se comprueba que, si bien estos conceptos pueden cambiar su apariencia al ser conjugados, tal como han sido escritos responden a la categoría de infinitivos, un grupo de verbos que se caracteriza por terminar en ar, er e ir.

Por lo general, este tipo de palabras aparece en carteles públicos o leyendas callejeras, aunque a veces se hacen presentes en diálogos informales o discursos.

Los verbos en infinitivo, por lo tanto, no sólo permiten construir frases como “Prohibido pisar el césped” o “Fumar es perjudicial para la salud” o “Solicitar turno” sino que también son herramientas que tiene el hablante a su disposición para elaborar oraciones como “Cantar es mi actividad preferida”, “No hay que sacar la basura cuando llueve”, “Lavar a mano me aburre” y “Estacionar mal es motivo de multas”.

Como resulta evidente, este tipo de verbos sirve para numerosos contextos y es fácil de reconocer en un enunciado. De todos modos, si desean apreciar más ejemplos de uso de esta clase de palabras para estar seguros de no confundirse en la práctica, no dejen de leer hasta el final del artículo ya que en el párrafo siguiente habrá más frases construidas a partir de verbos en infinitivo.

Al arribar a un consultorio médico u oficina, es habitual encontrar carteles como “Golpear antes de entrar” o “Sacar número en planta baja”, mientras que entre dos o más personas pueden surgir, en medio de una conversación, expresiones como “Andar a caballo me da miedo” o “Limpiar es cansador”. Una receta de cocina, por su parte, puede incluir verbos como licuar, cortar, pelar, hervir, batir y mezclar.